.: Mitre Corrientes :.
MIERCOLES 21 de NOVIEMBRE DE 2018
05:43
Pronóstico de Tutiempo.net
Ahora en Mitre Un D„≠a Por Delante
Horacio Caride y equipo
SOCIEDAD
Martes 10 de Julio de 2018 18:16 hs
Cuidados respiratorios durante el invierno
La Asociación Argentina de Medicina Respiratoria brindó algunos consejos para cuidarnos en ambientes calefaccionados.
Con la llegada del invierno aumenta la incidencia de infecciones respiratorias. Esto obedece a que en los ambientes fríos los gérmenes pueden sobrevivir y multiplicarse con mayor facilidad ya que las llamadas cilias, unas “escobillas” que se encuentran a lo largo del aparato respiratorio que se encargan de “barrer” los virus o bacterias con los que podemos entrar en contacto, funcionan menos con la exposición a las bajas temperaturas.

Calefaccionar los ambientes es una medida que nos permite hacer frente a estas condiciones climáticas, además de brindarnos confort, pero también puede resultar perjudicial para la salud dependiendo del sistema de calefacción usado y de la temperatura a la que se lo utiliza.

En principio debemos mencionar que lo ideal es que la temperatura no suba de 21°-23° y que la humedad ambiente se sitúe entre el 50 y el 70%. La calefacción excesiva aumenta el contraste de temperatura entre interior y exterior, lo que puede disminuir la capacidad de respuesta defensiva del organismo.

Por otra parte, cuanto mayor sea la temperatura, más se resecará el ambiente. La sequedad del ambiente provoca sequedad de las mucosas, que son el revestimiento interno que tienen las vías aéreas en el que se encuentran las cilias, disminuyendo su actividad y la producción del moco necesario para eliminar los gérmenes que intentan colonizarlas, generándose así condiciones ideales que predisponen a infecciones respiratorias.

PELIGROS

La combustión inadecuada del material empleado para la producción de calor, o un sistema de ventilación insuficiente puede provocar la acumulación de gases nocivos en cantidades peligrosas. El monóxido de carbono, por ejemplo, se produce por una combustión incompleta del material utilizado como combustible.

Es un gas imperceptible, por ser incoloro, inodoro y que no irrita las mucosas, y ocupa el lugar del oxígeno en la sangre por lo que impide su llegada a los diferentes órganos y tejidos. La intoxicación por este gas puede culminar en un paro cardiorrespiratorio y muerte. En intoxicaciones de menor grado puede haber dolor de cabeza, náuseas, debilidad, mareos, etc.
 Imprimir  Enviar a un amigo
0
Nombre
Localidad
Email
Ingrese los caracteres de la imagen
Comentario